Sección: Home Literatura Autores Argentinos Juan José Saer (1937 - 2005) parte1 - Señales en distintas latitudes...
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

SEPA

Servicio de Educación para el Arte

SEPA Educación para el Arte
 

Juan José Saer (1937 - 2005) parte1 - Señales en distintas latitudes...

E-mail Imprimir PDF
Indice del artículo
Juan José Saer (1937 - 2005) parte1
Señales en distintas latitudes...
Septiembre de 1973:
Obras editadas...
“La voluntad de construir una obra personal”...
Premios...
De su mochila invisible...
Referencias
Todas las páginas

 

Señales en distintas latitudes...

Juan José Saer, en agosto de 1968 es nombrado en el fascículo 55 de Capítulo – la historia de la literatura argentina están incluidos algunos autores pertenecientes a  las nuevas promociones y entre los nuevos narradores han incluido este comentario:(6)

“Juan José Saer (1937) es otro descendiente directo de las líneas realistas inauguradas en 1955, aunque sus preocupaciones formales y estructurales son por lo general mayores que las de los integrantes de aquella generación.  Ha publicado un libro de cuentos: En la zona (1960), Palo y hueso (1965), Unidad de lugar(1967), una novela corta Responso (1964) y una novela extensa La vuelta completa (1967).  Los cuentos representan acabadamente su primera etapa, abundante en ejercicios de estilo y afinamientos de un instrumental expresivo aún no sometido por completo.  Una excelente muestra de este período es el cuento Los amigos, sostenido por un eficaz lenguaje irónico. Prolonga este momento La vuelta completa, escrita bastante antes de su fecha de publicación, y que recrea, a la manera de los escritores norteamericanos ‘duros’, la vida de una comunidad de jóvenes intelectuales provinciales. En responso, finalmente, el escritor analiza, con mauro sutileza de tono, la perplejidad y la decadencia de un pequeño funcionario de tiempos del peronismo y que a la caída del régimen pierde su puesto y su seguridad moral y vital”. (7)

En 1968 la Alianza Francesa le había otorgado una beca para estudios durante seis meses en Francia. 

Su primer hijo: Jerónimo y después la separación...

Allá, en Francia, Juan José Saer vislumbró otras posibilidades y decidió quedarse cerca del río Sena convencido de la firmeza de su anclaje en las orillas del caudaloso río Paraná. 

Fue designado Profesor en la Facultad de Letras de la Universidad de Rennes (Francia).

Es necesario tener en cuenta que el 3 de mayo de 1968, se encendió la chispa que iluminó al Mayo Francés durante la crisis generada por sucesivos conflictos sociales. Ese tercer día de mayo, fueron reprimidos los estudiantes de la Facultad de Filosofía de Nanterre que protestaban ante el anuncio del cierre de ese organismo universitario y detuvieron a seiscientos.  Desde el 6 hasta el 10 de mayo, las expresiones de diversos grupos expresaban el rechazo a la guerra de Argelia, demandaban el respeto a sus derechos a la libertad de expresión y los estudiantes  exigían renovaciones pedagógicas, en un intento de transformar la universidad burguesa en una universidad socialista. “¡La imaginación al poder!” pintaron sobre los muros en las calles parisinas y también  las consignas: “El comienzo de una larga lucha”, “El derecho a vivir no se mendiga, se toma”.  Se oponían a los criterios pedagógicos sustentados en la Sorbona. En un documento, expresaron: “...Hoy los estudiantes resisten.  Su único crimen es el de rechazar un sistema social autoritario... Ese único crimen lo pagan con los garrotazos y la prisión.  /.../  En Berlín, miles de estudiantes han hecho tambalear un Estado fuerte y reaccionario.  En Italia miles de estudiantes impusieron su derecho a cuestionar el sistema social. En España, en Inglaterra, en Brasil, en México, y en Lovaina, por toda Europa y por todo el mundo los estudiantes enfrentan en las calles a las fuerzas del orden burgués...”  Entre el 10 y el 11 de mayo, “la noche de las barricadas”, destrozaron doscientos automóviles, fueron heridas cuatrocientas personas y cuatrocientas cincuenta, detenidas. El 13 de mayo resultó evidente la presión generada por la huelga general de diez millones de trabajadores convocados por la CGT.  Un millón de obreros y empleados manifestaron sus protestas por las calles de París aunque los sindicalistas quedaron desubicados porque no podían enmarcar sus demandas en la legalidad dado que habían ocupado fábricas y hasta se multiplicaba la práctica de autogestión. El presidente General Charles De Gaulle había viajado a Rumania y debió regresar mientras estaban interrumpidos los servicios de transportes terrestres y aéreos.  El 24 de mayo, De Gaulle ya había disuelto la Asamblea Nacional y convocaba a un referéndum y a elecciones legislativas, con el lema “En defensa de la República contra la revolución comunista”. Triunfaron los “gaullistas” y se serenaron los ánimos, mientras De Gaulle insistía: “...ya Francia no será la misma”.  Entre tanta incertidumbre, los estadounidenses seguían bombardeando las aldeas de Vietnam.  Asesinaron a Martín Luther King, Premio Nobel de la Paz y tres meses después, al senador demócrata Robert F. Kennedy candidato opositor a los republicanos, triunfantes luego con Richard Nixon en la Casa Blanca...

Entre los argentinos, el doctor Miguel Bellizi con su equipo de especialistas, en la Clínica Modelo de Buenos Aires realizó el primer trasplante de corazón a Antonio Enrique Serrano, paciente en epicrisis al cuarto día.  El 19 de septiembre de 1968, desde la localidad de Taco Ralo en Tucumán -desde 1816 la cuna de la independencia argentina...-, se expandía otro llamado de atención generado por el grupo guerrillero dirigido por Envar El Kadre -27 años-, según informaciones de aquellos momentos, un grupo de “peronistas” que integraban la FAP, Fuerzas Armadas Peronistas.  Detuvieron a catorce guerrilleros y El Kadre, años después durante un reportaje expresó:  “...nuestro objetivo principal era el de desarrollar la lucha por el retorno de Perón a la Patria y al poder.”  En noviembre de 1968, fracasó el golpe militar organizado por el general Enrique Rauch contra el general Juan Carlos Onganía, acusándolo de “no defender la soberanía nacional... atacaban también a los ‘ladrones públicos’ y a la delincuencia económica”. No lograron derrocar a Onganía pero se generó mayor incertidumbre en el vasto territorio argentino...